Yeso agrícola

El yeso agrícola o sulfato cálcico está compuesto principalmente por sulfato de calcio. Como fuente de calcio y azufre, mejora el ambiente radicular y mantiene el PH del suelo en condiciones de óptima fertilidad, contribuyendo a que las raíces crezcan más fuertes y a mayores profundidades, mejorando el rendimiento productivo del cultivo. Con ello se consigue aprovechar mejor el agua disponible en las capas inferiores del suelo y favorecer el rendimiento productivo del cultivo.

Al ser 100% natural, el yeso agrícola puede estar sujeto a ligeras variaciones a causa de la naturaleza del yacimiento o frente de extracción. El producto es estable a largo plazo, por ello, puede almacenarse durante tiempo ilimitado manteniendo todas sus propiedades y cumple con el RD 824/2005 sobre productos fertilizantes y enmiendas.

Yeso agrícola: aplicaciones

El yeso agrícola reacciona a medio plazo en el suelo constituyendo una fuente de calcio (17 a 20%) y azufre (de 14 a 15%) para los cultivos. Su empleo es recomendable para mejorar el ambiente radicular, especialmente en la presencia de subsuelos fuertemente ácidos. El calcio, cuenta con muchas funciones en la planta, y por esta razón se necesita este nutriente en el suelo en niveles relativamente altos para asegurar el crecimiento de las raíces de forma correcta. No hay que olvidar que la absorción iónica de los nutrientes presentes en el suelo depende de la presencia de calcio.

Enviamos nuestro yeso agrícola a cualquier punto de España.

yeso agricola
yeso agricola
yeso agricola
yeso agricola
yeso agricola

Yeso agrícola: características

La utilización del yeso agrícola promueve el desarrollo de condiciones favorables para el crecimiento vigoroso del sistema radicular en capas subsuperficiales del suelo, lo que repercutirá en un mejor aprovechamiento del agua disponible y los nutrientes, ya que las capas inferiores del suelo conservan mejor la humedad. Con todo ello, se obtendrá un mejor rendimiento del cultivo.

Yeso agrícola: beneficios

El yeso agrícola no modifica el pH del suelo, debido a su carácter neutro, por lo que se mantiene en condiciones de óptima fertilidad. Además, favorece una mayor eficiencia de los demás nutrientes empleados en el cultivo. Igualmente, permite conseguir una fertilidad inmediata en suelos muy arenosos, degradados o con poca mineralización, como es el caso de la siembra directa. Igualmente, al no haber sufrido contaminación en procesos sintéticos, es posible mezclarlo con otros fertilizantes. El yeso agrícola no es tóxico en las dosis recomendadas.

– Mejora la estructura del suelo.

– Ayuda a reciclar suelos sódicos.

– Previene el encostramiento de suelo y ayuda a que emerja la semilla.

– Contribuye a la descompactación del suelo.

– Favorece las tareas de labranza.

– Detiene la erosión y la corriente de agua.

– Reduce la expansión y agrietamiento del suelo asociado a las arcillas.

– Aumenta los niveles de infiltración en suelos y su conductividad hidráulica.

yeso

– Reduce el pH de los suelos sódicos.

– Previene la inundación de la superficie y el lavado del suelo por agua.

– Permite el uso de riego con agua de baja calidad.

– Ayuda a la absorción de nutrientes.

– Disminuye la toxicidad a causa de metales pesados.

– Ayuda a realizar un sistema de siembra directa.

– Incrementa la calidad de frutos y previene algunas enfermedades de las plantas.

yeso

– Disminuye el efecto toxico de salinidad.

– Mejora el pH del suelo de cultivo.

– Favorece la absorción de otros fertilizantes.

– Disminuye las pérdidas de nitrógeno por el aire.

– Permite el desarrollo de organismos benéficos del suelo.

– Ayuda a la formación de nódulos en las raíces.

– Favorece la conservación del suelo para el cultivo a lo largo del tiempo.

– Disminuye la densidad del suelo.

yeso
DESCARGAR FICHA TÉCNICA
DESCARGAR DECLARACIÓN DE CONFORMIDAD CE
DESCARGAR FICHA DE DATOS DE SEGURIDAD

Contacta con nosotros